24 junio 2009

James Ellroy recorre en seis relatos los bajos fondos de Los Ángeles de la década de los 50




Criminales, policías corruptos, detectives, starlettes y productores de medio pelo son la fauna que habita en la gran alcantarilla que son Los Ángeles de los años 50 y que James Ellroy ya visitó en L. A. Confidential o La Dalia Negra. Ahora, en los cuentos de Noches de Hollywood, vuelve a mostrar ese universo negro como si de un documental se tratara y sin añadir ni una gota de perfume.




SERGI Sánchez
Atrévanse y llamen a este número: 702-732-4634. Pongan los prefijos que mandan las páginas amarillas: vive en Estados Unidos, estado de Las Vegas. Si temen a los contestadores automáticos, tecleen esta web: www.dickcontino.com. Verán a un hombre con pinta de crooner o mafioso, o las dos cosas a la vez, con canas y pelo en pecho, 78 inviernos sobre los párpados y una sonrisa nevada pero con telón de fondo, porque detrás del blanco se huelen los camerinos raídos. Su próxima actuación es el 16 de julio, en Milwaukee, por si quieren reservarse la fecha. James Ellroy (Los Ángeles, California, 1948) no necesita ir porque lo sabe todo de Dick Contino. «La verdad es que, en un momento dado, cualquier cosa es posible», exclama el acordeonista en El blues de Dick Contino, el relato más largo de los que se recogen en el volumen Noches de Hollywood y sobre el que parecen gravitar los cinco restantes. Probablemente tenga razón.




Esta semana:

Noches en Hollywood
James Ellroy
Trad: Hernán Sabaté y Montserrat Gurguí
Ediciones B, 2009