29 abril 2015

Morir es relativo/ Eduardo Cruz Acillona y Miguel Baquero



Miranda del Campo es un pueblo catalogado como “municipio muy conflictivo”. Además de su alto índice de criminalidad, en él suceden continuos fenómenos extraños, misteriosos, casi paranormales a los que la población, no obstante, ya lleva tiempo acostumbrada.

Allí llega el nuevo comisario, Julio Ballesta, dispuesto a adornar su hoja de servicio con los méritos suficientes que le permitan aspirar a dirigir alguna de las grandes comisarias del sur y cumplir su sueño: liarse a tiros contra las mafias de medio mundo.

Lo primero que se encuentra en su nuevo despacho es una caja que contiene gran cantidad de informes de casos que nunca pudieron ser resueltos. Él cree que esa caja será la llave que le abra las puertas de su ansiado destino. Pero, como ya les sucedió a los comisarios que le precedieron en el cargo, es más que posible que se equivoque... 

Así arranca la historia de Morir es Relativo.





Morir es relativo
Eduardo Cruz Acillona y Miguel Baquero
Cazador de Ratas 2015