30 julio 2015

Lo que dicen los dioses de Alberto Ávila por José Ramón Gómez Cabezas


¿Osadía o riesgo? Sin leer Lo que los dicen los dioses es difícil discernirlo. Se agradece que antes de empezar  las cartas estén bocarriba encima del tapete. No hay mayor aberración para el lector de novela negra que encontrarse a mitad de relato con unas soluciones sobrenaturales e inconexas que no se han fundamentado con anterioridad en el texto.

No es el caso, Lo que dicen los dioses, se maneja cual funambulista entre la penumbra del género policial y las sombras del fantástico. Y no es fácil. Y no le sale mal.
La trama engancha por igual desde el inicio. El acierto está en un planteamiento verdaderamente atrayente para cualquier género. Un carnicero de personalidad esquiva, oculta sus pecaminosos pensamientos detrás de un negocio familiar que el tiempo lo ha dejado como único responsable. La vida de posguerra en una España gris oscura, la soledad y el instinto de supervivencia en esas circunstancias hacen que pululen confiadas por toda la ciudad, muchachas indefensas. La concatenación de hechos y deseos confluyen y concluyen en la investigación que emprenden una viuda joven italiana y el comisario Iríbar para esclarecer las extrañas circunstancias que envuelven el desmayo de ella cerca del establecimiento mencionado con anterioridad. Ambos quedarán atrapados de por vida.

Pero el comisario Iríbar y Serena no son los únicos personajes en esta novela coral. Mariana, la periodista que años después investiga lo ocurrido en aquellos años, el quijotesco Adrián que intenta ayudarla, Rosendo y su azarosa vida en las américas, las desconcertantes y descorazonadas niñas y por encima de todos ellos la diosa Cibeles resentida y sedienta de ofrendas, pueblan esta novela que camina firme sobre el fango arenosos de lo mejor, o peor, de cada uno de los géneros.
Inquietante, muy inquietante la novela de Alberto Ávila que ha sabido delinear una trama detallada y lo suficientemente coherente como para enfrentarse a paralelismos sobrenaturales y salir airoso.

Descripciones precisas, documentación sin grietas, personajes revestidos de matices, son algunos detalles más del convincente trabajo de Alberto.

¿Osadía o riesgo? Ustedes mismos tendrán que buscar la respuesta leyendo lo que dicen los dioses.




Lo que dicen los dioses
Alberto Ávila Salazar
Off versátil, 2015