08 junio 2015

Tus magníficos ojos vengativos cuando todo ha pasado de Juan Ramón Biedma. Por José Ramón Gómez Cabezas



La cordura y sensatez están sobredimensionadas en el mundo real, en cambio, es la literatura el verdadero motor capaz de dotar a la locura de una cartografía casi infinita de sentimientos y matices.  Desde mi paisano Alonso Quijada o Quijano a Hamlet, siendo cursi, o en la literatura más oscura desde el maestro Poe a un fenómeno sevillano llamado Juan Ramón Biedma.
Y eso que Tus magníficos ojos quizás sea la novela más contenida de Biedma en el sentido esquizofrénico de la palabra. Y aunque el bestiario de personajes no deja de mostrarnos sus mezquinidades, lejos de regodearse en ellas, el autor las utiliza para bocetar esa atmósfera angustiosamente cercana y real que él y sólo él es capaz de fusionar con unos escenarios reconocibles y a la vez alejados de cualquier convencionalismo. El jardín zoológico de aclimatación Hagenbeck, la prisión infantil de Newgate, los cementerios, el puerto, paisajes invadidos como un trágico destino por la niebla que todo lo inunda. En ellos cohabitan pasados y presentes en forma de biografías semimonstruosas, para nada futuro. Moriarty y  Holmes, enfrascados en usurparse las personalidades, el elemental Watson de recorrido limitado y a la vez fundamental, abades que esconden leprosos, leprosos que esconden secretos, lores tan míseros como lores, niños sin inocencia porque la inocencia flota menos que la miseria, Rambalda, el precipicio abismal con nombre de mujer y por encima de todo Cox, un revientacadáveres que página a página, con la inercia, va tomando fuerza hasta convertirse en el epicentro de un huracán narrativo de magnífico título.
Los personajes secundarios sin grietas, las tramas y subtramas perfiladas con bisturí, los diálogos sin aderezo. Una novela redonda que genera una extraña adicción como esos pasajes del terror a cuya puerta tiemblas, pero no puedes evitar adentrarte. 
Intensa, impactante, documentada, estremecedora y así podría continuar aburriéndoles con adjetivos durante unos cuantos renglones más, privándoles de su tiempo para que puedan acercarse al universo Biedma  de Tus magníficos ojos vengativos cuando todo ha pasado.
Bendita locura.



Tus magníficos ojos vengativos cuando todo ha pasado.
Juan Ramón Biedma.
Editorial Lengua de trapo, 2015.
II Premio Valencia de Novela Negra