15 marzo 2016

Sigue la mala vida/ Carles Quílez




Carlos Quílez vuelve en su estado más puro para contarnos las historias que ha vivido, de las que ha informado y a las que se ha aproximado,en ocasiones de forma incluso peligrosa, para acercarnos a una realidad que desconocemos pero que conviene no olvidar y que convive entre nosotros.

Los habitantes de Sigue la mala vida son policías, atracadores, jueces,delincuentes y toxicómanos, nombres que nada dicen si no es por lo que han hecho.Y la realidad es la que es: un atracador que llora ante las ventanillas blindadas de un banco, otro que encuentra en la cárcel la justicia que la ley no le ha dado, el policía que pasea toda una tarde a un demente buscando sin suerte un sencillo análisis de sangre, o el extraño baile delos clientes de una sucursal bancaria en pleno asalto.Son once historias reales (y dos cuentos) que van más allá de la constancia notarial. Pese a la evidencia de los hechos siempre está la condición humana, a la que Carlos Quílez mira con dureza, humor y hasta con ternura, pero sin edulcorarla, en un ejercicio magistral deescritura periodística que no busca juzgar, sino comprender y acompañar. 


Sigue la mala vida nos acerca a personajes y situaciones verídicas que nos harán llorar o reír, pero nunca nos dejarán indiferentes porque Quílez demuestra que la literatura negra de no‐ficción también puede ser considerada como un género periodístico.









Sigue la mala vida
Carles Quílez
Alrevés 2016