27 mayo 2015

Sin epitafio de Francisco José Jurado por José Ramón Gómez Cabezas



Franki Jurado ha vuelto. No, no estaba muerto que estaba de parranda (entiéndase por parranda=cambio de pañales, salidas al parque, etc, todo por partida doble) y lo celebramos, aunque con una reprimenda obvia, dos mundiales y una Eurocopa de futbol ha sido demasiado tiempo de espera. Pero dejémonos de reproches, el señor Jurado ha vuelto a publicar una nueva novela protagonizada, como no, por el jefe de la brigada de homicidios de Córdoba que ustedes conocen bien o al menos, deberían.

Esta vez no es un compendio de varios relatos magníficamente entrelazados como era la primera entrega. Esta vez, Benegas viaja en un tren de largo recorrido, tan largo que la investigación que aborda implica hechos de varios siglos atrás. Y es que este es un detalle que hay que comentar. Recuerdo en la última semana negra de Gijón, mi amigo José Andrés Espelt arrancó, literalmente, las páginas de la muy recomendada última novela de Javier Abasolo “Una del oeste” y separó las dos partes de la misma argumentando que se podían leer como novelas diferentes. En Sin epitafio, ocurre prácticamente lo mismo, la investigación de un par de macabros asesinatos por parte de Benegas y su equipo, se puede leer independientemente de la trama histórica de las órdenes religiosas. Ni que decir tiene que la suma, intercalada con precisión milimétrica,  eleva a la potencia el relato.

Son muchos más los argumentos que esgrime Sin epitafio para ser recomendada: un estilismo narrativo de lo mejor que hay en la actualidad, precisión argumental sin quiebras, diálogos ágiles, dinámicos, personajes secundarios perfilados de credibilidad y pese a todo esto, esta novela podría haber pasado desapercibida años atrás si se hubiera publicado en la vorágine de títulos templarios y códices varios.

Sin epitafio es una buena novela, como lo era la anterior y Francisco Jurado un escritor de futuro y sobre todo presente que ha trabajado duro para conseguir un protagonista que sin necesidad de atrezzo alguno resulta de una sencilla redondez, poderoso.

 Larga vida a Franki Jurado y larga vida a Benegas.








Sin Epitafio
Francisco José Jurado
Algaida, 2015