18 febrero 2015

Jordi Lafebre habla sobre el cartel XXXIII Salón del Cómic de Barcelona y la situación del cómic.



El autor del cartel del 33 Salón Internacional del Cómic de Barcelona es Jordi Lafebre, un autor de trayectoria brillante e internacional. En esta breve entrevista explica cómo concibió el cartel y cómo ve el Salón y también el mundo del cómic.



Pregunta - ¿Cómo te has planteado el cartel del 33 Salón?

Respuesta - El cartel trata sobre todo de un evento que ya está instalado en el imaginario del barcelonés. Es un festival con muchísima tradición- ¡es ya el 33º!- Así que no es una imagen donde sea necesario presentar nada nuevo, sino recordar, animar, celebrar, decirle al viandante que llega de nuevo el Salón del Cómic. Que vuelve a ser primavera y que el salón llega de nuevo como cada año, que durante 4 días la ciudad se vestirá de cómic. El Salón está tan afianzado en la ciudad como otros salones y festivales anuales. Es un festival con entidad propia y el cartel debe remarcar esta entidad, con perfil propio. 

P - ¿Por qué has cogido la figura de Colón?

R - En el cartel quería rendir homenaje también a otros ilustradores que se han encargado de las ediciones anteriores, y naturalmente, a la propia ciudad. Viendo los carteles de otros años se reconoce una figura recurrente, elegida ya desde las primeras ediciones y por diferentes autores: la estatua de Colón. Al empezar a darle vueltas se hizo evidente que daba mucho juego, que es un símbolo de la ciudad, personaje y una imagen muy bonita y única. Se impuso solo, y ha sido un muy divertido trabajar con ella. 

P - ¿Cómo ves el Salón del Cómic de Barcelona? 

R - Lo veo evolucionar. Voy cada año desde que soy un chiquillo. El Salón se adapta a los cambios del mercado, los gustos del lector, los altibajos del sector y a la crisis del país. Y aguanta con alegría, que no es fácil. Es sin lugar a dudas el salón referente al Estado, y un punto de encuentro para cada vez más autores y editores extranjeros. A pesar de las dificultades ha fidelizado a mucha gente y recoge nuevos visitantes cada año. Todos los aspectos a mejorar -creo humildemente que hay unos cuantos- no impiden que el Salón esté en buena forma. 

P - Cada vez hay más autores como tú que publican directamente a los mercados extranjeros ¿Es síntoma de que el talento de nuestros artistas tiene reconocimiento internacional? 

R - Sí y no. Si mi opinión es un síntoma del mundo global en que vivimos. Para autores y editores es muy fácil ponerse en contacto con talento y empresas del extranjero; esto ocurre en todos los sectores. En el estado hay muchísima tradición de cómic de donde siguen saliendo autores con ganas de cómic a pesar de las dificultades que atraviesa el mundo del tebeo. Y como hay talento, -siempre ha habido- es bastante natural que sea más o menos reconocido a las otras industrias fuertes, la americana y la franco-belga para ser más concreto. Lo que sigue costando es que se apueste por los nuevos talentos que suben y que por fuerza, necesitan publicar para madurar y mejorar. Y cuesta en el mercado local y en los mercados extranjeros. Tendemos a confiar más en el autor consagrado que en la nueva hornada y deberíamos hacer todos juntos al revés que con los peces: consumirlos de muy jóvenes, para ayudarles a crecer.


Fuente y fotos: www.ficomic.com